viernes, 11 de septiembre de 2009

ENERGIA EÓLICA ¿SOSTENIBLE?

No se si muchos habéis visto esta imagen. Yo es la primera vez que la veo,corresponde a un proyecto ideado por un estudiante de arquitectura de la Universidad de Arizona y que trataría de aprovechar el viento creado por los vehículos al circular por una autovía ó por una autopista.
Según sus cálculos, a una velocidad media de 70km. por hora ,esta pareja de aerogeneradores podrían generar 9600 kw anualmente-( no dice nada de cuantos vehículos serían necesarios que pasaran en una hora). Puede ser poca la energía que genera , pero imaginaros la cantidad de estos mismos que se prodrían poner en todos los kilómetros de autopistas y autovías de todo el estado español.
Y sobre todo el escaso impacto ambiental que esta instalación causaría en paisajes,en pueblos, en fin, sería algo más "sostenible" de lo que quieren en las montañas leonesas.
Viene esto a colación, pues desde hace ya bastante tiempo nos quieren inundar de molinos de viento las montañas del Bierzo, Omaña y seguramente no andará Laciana muy lejos-(algún intento ya hubo).
No quiero añadir mucho más, si queréis profundizar La Plataforma para la Defensa de Gistredo os pondrá al tanto, que de todo esto saben un rato.


Y a continuación y más abajo he puesto un artículo de opinión publicado el día 1 de este mismo mes del Presidente de La Plataforma en Defensa de la Cordillera Cantábrica .
Os aclarará seguramente muchas cosas.





Los ecologistas y el tinglado eólico

01/09/2009

Tribuna | Emilio de la Calzada Lorenzo

Presidente de la Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica

Andan revueltos los aires en los montes leoneses en este final de verano: el tinglado eó lico ha sido puesto en cuarentena. Eso sí, a regañadientes.

La rotundidad de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y la denuncia por prevaricac ión ambiental contra la administración autonómica, interpuesta por el ministerio fiscal, frutos ambos del esfuerzo y la unión de los colectivos ecologistas en la provincia de León, han conseguido parar, al menos de momento, lo que estaba llamado a ser la mas drástica transformación, jamás conocida, de la media montaña leonesa.

Ahora todo son interrogantes y desconcierto. Responsables de la administración autonómica, patronal y promotores eólicos, alcaldes, presidentes pedáneos, vecinos, ciudadanos en general y representantes sindicales, se muestran desconcertados. Pero en mitad de todo ese desconcierto todos coinciden en algo: «La culpa de todo la tienen los ecologistas». ¡Pues no, señores!

No han sido los ecologistas los que redactaron, en abril del año 2000, el documento provincial de León del dictamen medioambiental sobre el Plan Eólico de Castilla y León. Tampoco fueron los ecologistas, a través de su único representante en la Comisión Territorial de Prevención Ambiental de León, los que dejaron en agua de borrajas los objetivos de dicho plan al haber autorizado la instalación de un 30% más de la potencia eólica prevista, rebasando incluso las previsiones más desarrollistas recogidas en dicho plan.

No han sido los ecologistas los que, cicateramente, han establecido los límites de algunos espacios protegidos pertenecientes a la Red Natura 2000, como el LIC y Zepa Omañas, atendiendo más a los intereses de los promotores eólicos que a los preceptivos criterios ambientales marcados por la directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, dejando, de este modo, desamparadas, nada menos que, a especies catalogadas «en peligro de extinción».

No han sido los ecologistas los que en la Comisión Territorial de Prevención Ambiental de León han dado su voto para dar de paso, sin empacho alguno, deficientes e interesados Estudios de Impacto Ambiental de proyectos eólicos, firmados por el gabinete ambiental de la misma empresa promotora del proyecto.

No han sido los ecologistas los que han generado este «todo vale» para la eólica, porque es renovable. La energía es un sector estratégico para cualquier sociedad y no puede jamás vivir en la más absoluta desregulación. El sector eólico, al menos en la provincia de León, ha caído en manos de los intereses económicos de los promotores eólicos y de la voluntad almibarada de los representantes de la soberanía municipal.

No han sido los ecologistas los que han echado las cuentas del gran capitán. No han cortado la cinta de megaproyectos industriales, ni han recibido suculentas ayudas por la generación de empleo. Un empleo basado en la premisa de la absoluta desregulación del sector eólico.

No han sido los ecologistas los que «ponen» a su antojo a los urogallos en los bosques. Son ellos, los urogallos, los que nos dicen que merece la pena conservar esos espacios. Pero para no dar pie a mayor escarnio fácil, recordar simplemente que también eso mismo nos lo dicen las leyes. Las directivas europeas, las leyes españolas y también la normativa ambiental de Castilla y León.

No han sido los ecologistas los que han decidido el reparto de fondos para los municipios de nuestra provincia. No son los responsables que en nuestra Diputación Provincial se decida gastar prácticamente la misma cantidad de dinero (siete millones de euros) en fomentar las despilfarradoras e insostenibles estaciones de esquí, que en el Plan Provincial de Obras y Servicios. Tampoco son responsables de que en el año 2009 dicha entidad haya destinado 350.000 ¤ al Fondo de Cooperación Local para municipios de menos de 1.000 habitantes; la misma cantidad que representante el consumo eléctrico de la estación de esquí de San Isidro y bastante menos que el coste (420.000 euros) de su nueva máquina pisapistas.

Así que cada uno -”responsables de la administración autonómica, patronal y promotores eólicos, alcaldes, presidentes pedáneos, vecinos, ciudadanos en general y representantes sindicales-”, se ate los machos y apechugue con lo que le toque, en lugar de arremeter y de calumniar a aquellas personas que, por todo delito cometido, recuerdan a la sociedad que tan importantes y de obligado cumplimiento son las leyes que protegen el medio ambiente, como aquellas otras que defienden la igualdad de las personas ante la justicia o el derecho a la presunción de inocencia. Solamente esperamos que en este caso, como felizmente en otros, se imponga el imperio de la ley y que los tribunales correspondientes establezcan todas y cada una de las responsabilidades a las que hubiera lugar en este mundo de aires revueltos.


3 comentarios:

PLATAFORMA PARA LA DEFENSA DE GISTREO dijo...

Sorprendente y sencillo artilugio, que por lo lo que nos cuentas resulta también eficaz. Efectivamente que puede tratarse de un original mecanismo para obtener energía de una forma sostenible y consecuente con el medio ambiente.
Por estos pagos dominados, como todos saben, por promotores "renovables y espabilaos", la investigación y el desarrollo sólo va en función de la tajada a pillar. Hoy por lo pronto, en un incendio intencionado, según el señor Delegado de Junta Eduardo Fernández, han quemado los montes entre El Manzanal, La Cepeda y Espina de Tremor, donde casualmente se están desarrollando ilegalmente obras en un parque eólico paralizado cautelarmente por la justicia.
Muchas gracias por tu apoyo Tsobu.

victor rodriguez dijo...

Amigos de Gistredo:
Ánimo y a seguir luchando contra toda esta "ZARRIA"

Millaró. dijo...

No conocía para nada esos artilugios.
Espero que sean algo "mejores" que los absurdos molinos eólicos.
Un saludo.

Related Posts with Thumbnails