miércoles, 17 de noviembre de 2010

POR UN DÍA FUIMOS PASTORES TRASHUMANTES





Allá por el mes de agosto tuve la ocasión de participar en un proyecto llamado "MURUNA" que consistia en recorrer una parte de la Cordillera Cantábrica con un rebaño de ovejas para revindicar los valores no solamente los ecológicos, si no también los humanos.
Siempre he tenido una cierta simpatía por los pastores, puede que me lleve un cierto romanticismo a esa forma de vida que posiblemente ya guarde poco con lo que se hace actualmente. De niño algún día acompañe a mi tío al cuidado de unas cabras, la verdad, me sentía muy bien, mucho mejor que asistir a las clases de matemáticas ó de cualquier otra materia. Tal vez me sentía más libre haciendo aquello, que era más bién poco, pero que sin duda  aquellos días han dejado ese "dulzor" del que no me quiero separar.
Toda esta historia consistían en una serie de etapas a través de, como he dicho antes, de la Cordillera. La primera etapa iba a ser en "Cornombre" un pueblo de la comarca de Omaña y evidentemente no se podía faltar.
Para allí nos encaminamos, Eduardo, Samuel, mi hijo y yo mismo. Hubo que pegarse un buen madrugón- a las cuatro de la madrugada- para poder estar al amanecer en este pueblo. Cuando empezaban las primeras luces por allí apareció Jesús que iba a ser junto con Santi los que llevaran a esas 500 ovejas junto con alguna cabra a su destino. -Ver vídeo-. También estaba por allí un chico venido de Galicia que como voluntario estaba dispuesto  a seguir a ese pequeño ejército hasta el pueblo de Monasterio en Palencia que sería donde finalizaria esa "expedición", lo que no se iba a imaginar es que sería el último viaje de su vida-ver notícia
Dispuestos sobre todo a no estorbar e intentar que nuestra presencia no supusiera un trabajo añadido, nos pusimos en marcha en un mes atípico para la trashumancia y con unas ovejas que nunca habían hecho estos recorridos que se habían dispuesto en el papel. Soportando los calores, el polvo, y sobre todo con unas ovejas un poco desorientadas, que no era para menos, pues procedían según nos comunicaron de la Sierra de Aracena fuimos poco a poco recorriendo los caminos que antaño los recorrían otros rebaños y otras gentes.
No fue fácil ir manejándolas pués todos sabemos que con el calor el ganado se niega a moverse, a duras penas llegamos a unas majadas ya en la comarca de Luna, donde comimos y dejamos descansar y sestear al
ganado.
Tuvimos en algún momento la compañía de los organizadores que nos proporcionaron comida y aquello que pudiésemos necesitar, por allí estaba Benigno Varillas uno de los organizadores- director de la revista Quercus-
Después de una tarde con mucho calor conseguimos llegar con las últimas luces al pueblo abandonado y en ruinas de Santa Eulália de las Manzanas, a pocos km. de Sena de Luna.
Seguramente poco tiene que ver lo que vivimos aquel día con las penurias que tiempo atrás pasaban aquellos profesionales de los rebaños, quedará en nuestra memoria los sonidos de las esquilas, del olor del ganado, del compañerismo mostrado por los dos pastores "Santi y Jesús", este último dedicado al pastoreo en ese pueblo omañés y quejándose amargamente de lo difícil que se lo ponen las administraciones para poder sobrevivir con su propio ganado- nos confesó que posiblemente lo acabara vendiendo-.
No pudimos volver a ninguna etapa más,por nuestros quehaceres cotidianos, el único que se quedó acompañándolos fue mi hijo Samuel al cual le quedó también una buena experiencia.
Quiero por último dedicar este relato a ese chico gallego-que no recuerdo su nombre válgame Dios- que como bién decía anteriormente perdió la vida en la última etapa al ir a cargar el rebaño en los camiones que estaban destinados para retornar el ganado.
Aunque estos proyectos ilusionan a mucha gente y permiten que la gente menuda conozca los quehaceres de una profesión que durante muchos siglos era la escuela de muchos niños, posiblemente de los que más se necesitan que las apoyen no lo hacen y que como todos sabemos son esas fosilizadas administraciones que no apoyan para nada este tipo de iniciativas ni de ningún tipo y sobre todo las que vayan relacionadas con la sostenibilidad. Solamente apoyan aquellas que hacen justamente lo contrario y seguramente todos aquellos que leáis esto os vendrán unas cuantas a la cabeza.

5 comentarios:

WASHITENE dijo...

Vaya Lobetes que llevabais por ahí para Cuidar de las Ovejas. Ja, ja, ja. ¿Que tal te fue de Pastor? Una Gran Experiencia. No. Un Saludo.

victor rodriguez dijo...

Que tal Washitene?. El pastor hizo lo que pudo,ya sabes que esto tiene que ser con el tiempo. Me hizo recordar tiempo atrás. En fin, estuvo bien.

Zaskandil dijo...

Vaya experiencia, verdad? Me he identificado contigo y esa vivencia.
Bueno pues nada que un saludo y ya me verás por este rincón más amenudo, que por cierto esta bien entretenido.
Un saludo

Zaskandil dijo...

Hola
Que post más interesante, seguro que fue una gran experiencia (a excepción de infortunio del chico).
Me he identificado contigo y vuestra aventura pastoril.
Desgraciadamente he escuchado muchas veces la desazón de los pastores, igual que te la hicieron saber a ti. Con lo duro, y a la vez vocacional, que es el oficio de pastor...que negro lo ven todos, y los jovenes, pasan de seguir la tradición por el poco futuro. A mi me da mucha pena pensar que un día desaparezca el sonido de las zumbas de nuestras montañas.
Un rincón muy ameno este, nos veremos más por aquí.
Un saludo

Irma dijo...

Gracias a Zaskandil he dado con tu blog Víctor, está genial me encanta lo que haces, mis felicitacines por ello, te seguiré la pista más de cerca.

Un abrazo utópico y cualquier cosa que necesites y esté de mi mano, cuenta con ello.

Irma.-

Related Posts with Thumbnails